//
you're reading...
actualidad, Libros, Literatura

ESCRITO ESTÁ (I::2017)


la-guerra-de-los-mundos

Las deprimentes noticias  que podemos oir, ver o leer diariamente en los medios de comunicación hicieron que me pusiera a releer “LA GUERRA DE LOS MUNDOS” de H.G.Wells.  Muchos de los políticos y sus maniobras a la hora que conseguir lo que se proponen para su único beneficio me recuerdan a los “marcianos de la novela”.

Os dejo algunos párrafos.

En los últimos años del siglo diecinueve nadie habría creído que los asuntos humanos eran observados agua y atentamente por inteligencias más desarrolladas que la del hombre y, sin embargo, tan mortales como él;…

Y antes de juzgarlos con demasiada dureza debemos recordar la destrucción cruel y total que nuestra especie ha causado no sólo entre los animales, como el bisonte y el dodo, sino también entre las razas inferiores.

-Sea hombre -le dije-. El miedo le hace desvariar. ¿De qué sirve la religión si deja de existir ante las calamidades? Piense en lo que ya hicieron a los hombres los terremotos, inundaciones, guerras y volcanes. ¿Creía usted que Dios había exceptuado a Weybridge?… ¡Vamos, hombre, Dios no es un agente de seguros!

Tratar de llegar al cruce del sendero por el camino principal era como querer avanzar hacia las llamas el humo de un incendio; la multitud rugía como las llamas, y el polvo era tan cálido y penetrante como el humo.

(…)

Todo lo que pudieron ver del camino de Londres entre las casas de la derecha era un tumultuosa corriente de personas sucias, que avanzaban apretujadas entre las casa de ambos lados; las cabezas negras, las formas indefinibles, se volvían claras al llegar a la esquina; pasar y perder de nuevo su individualidad en la confusa multitud, que desaparecía entre una nube de polvo.

(…)

Pero a pesar de lo variado de su composición, aquella hueste tenía algo en común. Se notaba el miedo y el dolor en todos los rostros y el terror los impulsaba.

Dentro de la cueva de la que acababa de salir sólo había pensado en nuestra seguridad inmediata. No me hice cargo de lo que sucedía en el mundo, no imaginé el sorprendente espectáculo que me esperaba a la salida.

(…)

En ese momento experimenté una emoción que está más allá del alcance de los hombres, pero que las pobres bestias a las que dominamos conocen muy bien. Me sentí como podría sentirse el conejo al volver a su cueva y verse de pronto ante una docena de peones que cavan allí los cimientos para una casa.

No sucumbimos sin lucha ante el ataque de los microbios, y muchas bacterias (..) no logran arraigo alguno en nuestros cuerpos vivientes. Pero no existen las bacterias en Marte, y no bien llegaron los invasores, no bien bebieron y se alimentaron, nuestros aliados microscópicos iniciaron su obra destructora.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

xornaleira

Vive el momento

enero 2017
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: