//
you're reading...
actualidad, Libros

ESCRITO ESTÁ (IX:2016)


libro-blog

 

“A FLOR DE PIEL”, la última novela de Javier Moro, fue un descubrimiento porque no sabía que A Coruña, y una mujer coruñesa Isabel Zendal, fueran tan importantes para esta asombrosa expedición: “Real Expedición Filantrópica” (conocida como Expedición Balmis). De lectura fácil y muy entretenida a pesar de ceñirse a la “historia real” propiamente dicha.

ALGUNOS MOMENTOS:

.-

Su primera reacción fue de júbilo, porque ir a servir era el deseo más ferviente de casi todas las mozas de su edad; salir de la aldea -es decir de la miseria- era una suerte formidable y ella lo sabía. (. . .) El párroco les explicó que podía colocarla de criada en casa de un personaje de gran relevancia en La Coruña. Al oír el nombre de esa ciudad, tan próxima y a la vez tan lejana, Isabel se atragantó. Si le hubieran dicho que la mandaban a otro planeta, el resultado no hubiera sido distinto.

.-

Mientras examinaba las manchas con una lupa, siguió hablando:

-De las viruelas se ven los efectos, pero se ignoran las causas. Lo único que sabemos es que se contagia por contacto.

-Pero ¿ella…?

-Las viruelas no discriminan, don Jerónimo. Es da igual el sexo, el clima, el rango o la edad.

.-

De modo que el 16 de agosto de año 1800, el doctor Posse efectuó las primeras vacunaciones en Galicia en la persona de su nieto y del pequeño Benito, que tenía siete años, en el Hospital de la Caridad, y lo hizo con las hilas de algodón que le había mandado el doctor Piguillem desde Barcelona.

.-

Tampoco aquí querían vacunarse, no había en su rostro miedo, sino desconfianza.

(. . .)

Al llegar a Lima, supo la razón por la que los indios de Labayeque y los campesinos de los pueblos cercanos los habían rehuido. La vacuna ya había llegado y era un buen negocio.

.-

En España, el juicio de residencia contra José de Iturriagaray se eternizó. (. . .) El fiscal le acorraló de tal manera que en una ocasión, ante la respuesta que se le pidió, alegó algo extraordinario en su desfachatez:

-Señoría, no tengo ni la cabeza ni la imaginación dispuestas para ello.

-¿Admitís haber aceptado regalos por empleos de gracia?

-No, señoría, no lo admito.

-Su esposa, sin embargo, confesó haber recibido…

-Bueno, sí… Mi mujer ha recibido algunas expresiones de sujetos a quienes hice algún favor.

.-

Pero la frase que quizás mejor definiría la odisea de la Real Expedición Filantrópica la pronunció el mismo inventor de la vacuna, el doctor Edward Jenner, cuando, al enterarse del regreso de Balmis a España, una tarde de 1806 dijo a su amigo, el reverendo Dibbin: “No imagino que los anales de la Historia hayan aportado un ejemplo de filantropía tan noble y tan extenso como éste”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

xornaleira

Vive el momento

septiembre 2016
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: