//
you're reading...
actualidad, Libros, Literatura

ELVIRA LINDO


IMG_0974blog

Viendo en la entrega de los Premios  Goya a ELVIRA LINDO  junto a Mario Vargas LLosa recordé que hacía pocos días estuvo en la ciudad presentando su último libro NOCHES SIN DORMIR; interesante diario de su estancia en New York. Incluye fotografías realizadas por ella.

IMG_0980blog  Escáner_20160212blog

La sala preparada se quedó pequeña y ella respondió sin prisas y con muy buen humor a todas y cada una de las personas que con libro, o sin él, quisieron saludarla.

IMG_1000blog      IMG_1003blog

Os dejos algunos párrafos:

Hace diez años, cuando llegué, todavía luchaba contra la soledad. Iba mendigando conversaciones por las tiendas y agradeciendo sonrisas con ese tipo de ligeras inclinaciones de cabeza del extranjero que tratan de sustituir un idioma que no domina. Tuve momentos de mucho desamparo pero no lo compartí con nadie, salvo con Antonio sólo de vez en cuando.

Ayer me peleé en el Facebook con un amigo (casi vergüenza me da escribirlo) por discrepancias políticas. Muy cutre . Frasecitas escritas en un momento de ira en una red social. No se si será el signo de estos tiempos pero las conversaciones políticas acaban últimamente de manera agria salvo, obviamente si se está de acuerdo en todo. Y yo, por sistema, siento el impulso de disentir en algo, es mi carácter.

A veces voy por la calle y pienso en verso, en verso libre. (…)

No quiero se joven,

es una condena que no le deseo a nadie,

pero quisiera poseer en un día robado al pasado

aquellas tetas como manzanas, aquel culo,

aquellas piernas bonitas y peludas

que mi hermano decía

que parecían las de Amancio.

(…)

En mis pesadillas vuelvo a la juventud

y temo verme atrapada en ella.

Visto todo lo que tuve que pasar

para sentir un poco de paz

cada noche cuando cierro lo ojos

y aun sabiendo que madurar es tener conciencia

de que cada mañana en que abro los ojos

está robada a un tiempo contado,

pienso:

le pueden ir dando mucho por culo a la juventud.

Llego a casa y me doy cuenta de que, con el desenfunde de los dos teléfonos, el celular americano se me ha caído del bolsillo. Como soy una absurda optimista vuelvo a recorrer todo el camino andando mirando al suelo. ¡Y lo encuentro! ¡En mitad de la calle! Es un punto negro en la blancura aún intacta de la nieve. Un camionero que está estacionado en esa acera, un camionero con pinta de camionero americano, un tipo con la melena de Jeff Bridges en “El gran Lebowski”, me dice: “Se lo estaba cuidando, señorita”.

Hago como si ésta fuera una despedida más de la ciudad, no la gran despedida que en realidad creo que es. Hagamos que éste sea un sábado cualquiera, digo, vayamos a Henry’s a tomar unos huevos Benedict. Y el Bloody Mary. Cumplamos con todos los rituales para que no parezca que la vida va a cambiar de manera sustancial.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

xornaleira

Vive el momento

febrero 2016
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: